Still Alice, de Richard Glatzer y Wash Westmoreland - Cabeza Borrada



"A Mind is a Terrible Thing to Waste" (Una mente desperdiciada es una cosa terrible). Es el lema principal de United Negro College Fund, una organización de lucha a favor de la educación de la gente de color en Estados Unidos. Es cierto que a nosotros no nos gusta que se desaparezca lo que nos parece importante ni tampoco desaprovechar cada neurona. A riesgo de parecer egocéntrico, mis padres siempre me han dicho que tengo una mente privilegiada, sigo sin estar tan seguro personalmente. Mi memoria nunca fue perfecta, me cuesta acostumbrarme a recordar algunos nombres de gente nueva y hubo unas pocas veces en que se me olvidan detalles pero por no prestar la debida atencion. La mente guarda no solo enseñanzas sino recuerdos, es lógico. Por eso una mente bastante ejercitada es un útil base de datos, ágil, creativo y concentrado. "Usa a cabeza", "Piensa"... no solo pensar sino recordar... Apenas recuerdo gran parte de Still Alice.


Basado en la novela de  Lisa Genova, Alice Howland es una brillante profesora de lingüística de la Universidad de Columbia, tiene una vida tranquila dentro de una familia con esposo y tres hijos en Nueva York, pero de a poco, Alzheimer de Inicio Temprano happens. Empieza poco a poco a olvidar y teme que le pase lo mismo a sus recuerdos, a los momentos maravillosos de su vida junto a su familia. La enfermedad la destruye por dentro, le quita su trabajo, afecta a sus conocimientos, y la llevan a un retiro en una casa frente a la playa. Con el miedo a perder sus felices memorias, solo el apoyo de sus seres queridos se convierte en lo único que le queda.

Still Alice sabe de su naturaleza como una historia sobre enfrentarse a lo inevitable. La lucha de Alice, personificada en buena forma por la reciente ganadora del Oscar Julianne Moore, se vive en momentos concretos tras camuflarse de entre los tiempos de calma. El Alzheimer es un enemigo impredecible, imposible de vencer salvo por unos medicamentos detrás de una lampara azul. Cuando Alice sucumbe a sus síntomas la película avanza, incluso si entre los puntos negativos es la falta de profundidad sobre el Alzheimer en Alice, lo principal está ahí.




Still Alice atrapa cada intento de fuerza y la desaparece, dejando la familia la ultima fuerza de Alice, pero su fuerza de voluntad diluye con la noticia de que el Alzheimer es hereditario. Alec Baldwin hace del marido John, un preocupado padre de familia que es el primero en saber sobre lo que le afecta a Alice. De los secundarios, algo difícil de recordar por no ser suficientemente notables, la mayor sorpresa fue la presencia de Kristen Stewart como Lydia Howland, una de las hijas con una prometedora carrera como actriz, de convincente nivel, que aparte se notan los esfuerzos de quitar su imagen como lo que una vez fue un personaje protagonista de cierta infame saga de vampiros.

Aun con sus temas algo abordados, la solida aunque por momentos confusa dirección firmada Richard Glatzer y Wash Westmoreland quiere que veamos en pantalla una triste historia sobre lo inevitable. La competente fotografía y el trabajado montaje hace que el Alzheimer aparezca, incluso con resultados raros como cuando Alice se encuentra con la dichosa enfermedad durante sus ejercicios en la Universidad de Columbia, y tambien es capaz de mostrar escenarios con una iluminacion sana, como las playas de Lido Beach, Nueva York. "If I Had A Boat" de Karen Elson es de lo mejor que tiene el apartado sonoro.

Aun insistente, el cierre es triste, y que encima demuestra que a veces lo único que podemos hacer es esperar lo peor y, talvez, aguantar. Es una historia con un resultado algo duro pero con una forma de contar que padece de algunos de los problemas de la mayoría de producciones independientes, avanzar la historia con lentitud y a veces sucumbir a la pretencion, cosa que apenas se tiene la suerte de controlar eso. Es una historia humilde y serena, pero que es capaz de borrarse de la cabeza de algunas personas pasado un tiempo. Los temas apenas se exploran pero los personajes secundarios no. Solo Juliane Moore y una de las hijas de su personaje logran destacar pero el Alzheimer cuando se presenta la película tiene su fuerza. Logra desarrollarse a pesar de su pesadez, pero por mas interesante que logró ser, apenas se pueden recordar partes de la película. Aun así, Still Alice, aun sin destacar mucho salvo por Julianne Moore y unos cuantos trozos, puede que a alguna alma pueda acordarse por lo menos unas partes separadas. Aun sin gritar que está ahi, esta película logra su lugar en el rincón de los rescatables.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El mundo contra el "1st Teaser" de Shenmue III

(No tan) Mini-Review - Spider-Man Homecoming

Promare y Kill la Kill: Ansiedad, ganas de mas y un sueño roto.